馃搶 PROFESIONALES CON CARISMA 9 馃げ

Celebrando la semana de MARIA ROSA MOLAS, hoy os hacemos llegar el testimonio de una profesional de la Familia Consolaci贸n, quien nos cuenta su camino y el significado de su profesi贸n a trav茅s del Carisma de la Consolaci贸n 馃憞
M.陋 Pilar Latorre Salvador. Auxiliar de Enfermer铆a, Residencia Hermanas Mayores Sta. M.陋 Rosa Molas, Almazora (Castell贸n).
Entr茅 en contacto con la Congregaci贸n de la Consolaci贸n por una 鈥渏ugada鈥 del destino.
Hab铆a trabajado 3 a帽os y medio como Auxiliar de Ayuda a Domicilio. Luego llevaba casi 11 a帽os en una peque帽a Residencia de Ancianos regentada por 鈥淪iervas de Jes煤s鈥, Santa Ana y San Juan en Vila-real. Era un lugar con mucho encanto, pero antiguo que, por mucho que trataba de actualizarse, no pod铆a cumplir con las nuevas normativas que iban surgiendo.
Nuestro jefe buscaba una soluci贸n y la encontr贸 en una Residencia de Mayores de nueva construcci贸n, Santa Mar铆a Rosa Molas de Almazora, con la que llegaron a un acuerdo para subrogar tanto a residentes (la mayor铆a) como a trabajadoras.
As铆 fue como comenz贸 una aventura de 5 a帽os en esta residencia en la que trabajamos muy duro para hacernos un hueco en los corazones de las personas. En este trayecto se fue reconociendo nuestro centro por la calidad de la asistencia y acompa帽amiento a personas mayores y familiares en este dif铆cil tramo de sus vidas, y en el que su bienestar ocupa el primer lugar en nuestras prioridades.
Despu茅s de casi 20 a帽os de trabajo, tuve problemas de salud relacionados con la espalda y, tras dos bajas de larga duraci贸n, decid铆 dejar mi trabajo.
Un tiempo despu茅s recib铆, con sorpresa, una llamada ofreci茅ndome un nuevo puesto de trabajo adaptado a mis posibilidades que me permit铆a volver a desempe帽ar mi profesi贸n sin ser un riesgo para mi salud y por el que doy gracias cada d铆a.
De este modo entr茅 a formar parte de la Casa de Hermanas Mayores Sta. M陋 Rosa Molas de Almazora, donde llevo a帽o y medio trabajando y aportando mi 鈥済ranito de arena鈥 para que estas Hermanas reciban la atenci贸n que merecen, proporcion谩ndoles los cuidados que se me han asignado y aprovechando cada momento que paso con ellas para estimular a trav茅s de la comunicaci贸n, hablar, recordar, escucharlas contar sus vivencias y puedo asegurar que es un trabajo que disfruto, viendo en sus sonrisas mi mejor recompensa.
No puedo evitar ponerme en el lugar de cada persona a la que atiendo y pensar siempre en c贸mo me gustar铆a que me trataran a m铆. Querr铆a que me proporcionaran los cuidados necesarios, que me escucharan, que me dieran seguridad y confianza y sentirme querida.
A eso dedico mi vida dentro y fuera de casa.
Os doy las gracias de coraz贸n por volver a contar conmigo y hacer que pueda seguir formando parte de la Familia Consolaci贸n.